viernes, 26 de agosto de 2011

Chile, un estudiante de 14 años asesinado y otro de 18 está herido grave por impactos de bala

Decenas de miles de personas tomaron las calles para marchar por Santiago y otras tantas regiones en la segunda jornada del paro nacional. La huelga convocada para dos días por  la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y apoyada por unas 80 organizaciones gremiales, sociales, estudiantiles y políticas, tuvo un final negro en el que los protagonistas fueron los disturbios y la muerte de un adolescente de 14 años.

Bajo una heterodoxa plataforma de reivindicaciones y protestas por las desigualdades sociales, las manifestaciones partieron desde cuatro puntos distintos del centro de la capital chilena, autorizados por la Intendencia (Gobernación), y confluyendo en un punto de la Alameda Bernardo O'Higgins, la principal arteria de la ciudad.

Los estudiantes secundarios y universitarios, movilizados desde hace tres meses para exigir mejoras en la educación pública, fueron los principales protagonistas de la multitudinaria manifestación, que aunque en un principio se desarrolló sin incidentes y en un ambiente festivo, terminó con 27 heridos — 26 agentes de Carabineros y un civil — y 210 detenidos —140 en Santiago y 70 en el resto del país —,  según el balance divulgado hoy por el Gobierno de Chile.

Pero el suceso más trágico, según informa "El Mercurio" de Santiago, vino con la muerte de Manuel Gutiérrez, de 14 años, quien recibió un impacto de bala en el pecho en Macul. Según testigos, uno de ellos un hermano de la víctima, se escucharon tres disparos mientras una patrulla de Carabineros se encontraba en el sector.

Otro joven, Mario Parraguez Pinto, de 18 años, está herido de gravedad tras ser alcanzado por un disparo en un ojo en la sección de La Pincoya.

Ante estos daros, el subsecretario de Interior, Rodrigo Ubillas, ha reconocido que se han producido algunos disturbios, como quemas de iglesias y saqueos de bancos y tiendas. "Se ha vuelto costumbre que encapuchados se aprovechen", ha lamentado, pero es esta ocasión, han sido los propios manifestantes los que han impedido que los encapuchados se enfrentaran a los carabineros como pasó en la primera jornada de huelga.

A los estudiantes, se sumaron trabajadores de distintos gremios, que reclaman una mejora del código laboral y reformas sociales.
Los manifestantes tiñeron de color las calles de Santiago con pancartas por la educación pública

Valparaíso, Concepción, La Serena, Talca y Copiapó también acogieron las manifestaciones y movilizaciones convocadas en todo el país. En Santiago, los manifestantes tiñeron de color las calles con pancartas de mensajes contra el Gobierno y a favor de la educación pública, mientras que pequeñas bandas musicales amenizaban con batucadas el ambiente de la manifestación, custodiada en todo momento por un fuerte dispositivo policial.

"Las calles de Santiago están llenas. Tenemos un pueblo que está diciendo algo, que hay que escuchar", dijo el líder de la CUT, Arturo Martínez, que ha afirmado que participaron en las manifestaciones 600.000 personas. Por su parte, la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh), Camila Vallejo, cifró en 300.000 las personas que han discurrido por la capital, aunque el Gobierno estima que fueron 175.000  dentro de las 51 manifestaciones autorizadas para el miércoles y el jueves en todo el país. Cifra a la que habría que sumar los asistentes a las marchas no autorizadas.
"Paro sin éxito"

El secretario general del Gobierno, Andrés Chadwick, ha considerado que la huelga general "no ha tenido éxito", ya que a pesar de las manifestaciones los chilenos han continuado yendo a sus puestos de trabajo.

"Cuando se convoca a un paro, lo que se pretende es que las personas no concurran a sus trabajos, que exista absentismo laboral, y durante estos dos días, esto no ha sucedido. Por lo tanto, el paro no cumplió su objetivo", ha dicho el portavoz, en declaraciones recogidas por la edición digital del diario 'El Mercurio'.

La ministra de Trabajo, Evelyn Matthei, ha cuantificado en un 9,1% la adhesión de los empleados públicos a la segunda jornada del paro. Además, la ministra ha manifestado su "alegría" por el hecho de que los trabajadores de los sectores del transporte y la salud "estén cumpliendo con su responsabilidad de forma impecable". Sin embargo, ha calificado de "sumamente lamentables" los disturbios que se registraron esta madrugada en Santiago y otras ciudades.
Heridos y detenidos

La primera jornada del paro nacional se saldó con seis carabineros heridos de bala y 108 personas detenidas, según fuentes oficiales. Sólo en Santiago, las reivindicaciones sociales que se unieron a las de los estudiantes acabaron con 71 personas detenidas, tal y como ha precisado el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla.

De esos 71 detenidos, "17 fueron sorprendidos saqueando locales comerciales y otros diez cometiendo robos", ha informado un funcionario a los periodistas, añadiendo que 285 autobuses de transporte público resultaron dañados por grupos de encapuchados que durante toda la jornada mantuvieron escaramuzas con los carabineros.

Una de las sedes de las organizaciones convocantes fue atacada en Santiago

A los detenidos esta madrugada se suman los 348 arrestados durante las primeras horas del paro convocado por la CUT, el principal grupo sindical del país. Según los Carabineros, 42 de sus agentes resultaron heridos en los incidentes, incluyendo los seis alcanzados por disparos, mientras que Ubilla aseguró carecer de información acerca de civiles lesionados.

Algunos de los incidentes más graves ocurrieron en la población de La Pincoya, en el área norte de Santiago, donde dos oficiales de carabineros fueron alcanzados por disparos durante un ataque contra la comisaría del sector. En San Bernardo, al sur de la ciudad, al menos tres supermercados fueron saqueados, mientras en el centro de Santiago una gasolinera fue atacada por una turba de 200 personas y desconocidos incendiaron con cócteles Molotov una caseta de seguridad municipal.

También la sede del Colegio de Profesores, una de las organizaciones convocantes del paro, fue atacada por entre 20 y 30 personas que apedrearon el lugar e intentaron quemar el inmueble, situado en el centro de Santiago. En este sentido, Claudina Núñez, alcaldesa comunista del municipio de Pedro Aguirre Cerda, en el sector suroeste de Santiago, denunció que carabineros de civil trataron de allanar su domicilio, situado en la misma sede municipal, durante la madrugada.

Esta mañana la policía aún intentaba dispersar a los grupos que levantaron barricadas en diversos puntos de la capital chilena, varios de ellos en el sector céntrico de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada