sábado, 14 de enero de 2012

Se dispuso una inspección subacuática en el dique Cabra Corral (Salta)

Buzos especializados de la policia deberan auscultar las profundidades del embalse

La medida fue dispuesta para determinar si en ese espejo de agua hay restos óseos de víctimas de la represión ilegal. Los rastrillajes se realizarán en la zona del murallón, que es la parte más profunda del extenso dique salteño.
 
El fiscal federal Ricardo Toranzos se hizo eco del pedido de distintos sectores de la comunidad, entre ellos el Gobierno de la Provincia, y dispuso que se haga una inspección subacuática con buzos especializados en el Cabra Corral para detectar la posible presencia de restos óseos de personas que habrían sido arrojadas en el dique durante la última dictadura militar. Con tal motivo libró un oficio al secretario de Seguridad, Eduardo Sylvester, para que habilite los medios necesarios y se efectúe un rastrillaje en la zona del murallón donde se encuentran las turbinas de la central termoeléctrica, con capacidad de 34.000 KW de potencia, cada una con sus respectivos generadores. Se trata de la parte más profunda del espejo de agua, estimada en unos 90 metros.

Según Toranzos, el objetivo de la inspección es establecer si en esa zona se pueden observar restos humanos a partir de los datos aportados por un comisario retirado de la Policía de la Provincia, quien en declaraciones realizadas a El Tribuno aseguró haber asistido al rescate de un hombre que presentaba impactos de balas y que había sido fondeado en el dique.

En el escrito elevado a Sylvester, el fiscal pide que el personal destacado para esta misión precise si la acumulación de sedimento podría haber enterrado algún cadáver, lo que deberá ser informado de inmediato a los efectos de solicitar la correspondiente orden judicial para su secuestro. También solicitó que -en lo posible- el relevamiento sea respaldado con una filmación. “Es necesario conocer las variaciones que tuvo el dique en los últimos 30 años para determinar el cuadro de situación”, dijo Toranzos.

Explicó que en la primera etapa el rastrillaje lo hará un equipo especializado de la Policía y que su trabajo se limitará a inspeccionar las profundidades del complejo; en caso de lograr algún avistamiento que haga suponer la presencia de restos óseos se dará intervención al juez en turno. “Las facultades de la fiscalía llegan hasta allí y en caso que la inspección tenga resultado positivo será necesario tomar los recaudos para preservar la zona”, señaló Toranzos.

No está determinada la fecha en que comenzarán los operativos en el sector dispuesto para el buceo, lo que está supeditado a los preparativos del personal que hará el relevamiento del área. “Estimamos que en diez días podríamos tener novedades”, dijo el fiscal

Con estas medidas, el funcionario dejará allanado el camino para que el fiscal titular de la causa, Eduardo Villalba, continué con las próximas diligencias a partir del lunes cuando retome sus funciones.

Las actuaciones se iniciaron el 29 de diciembre pasado a partir de la información que publicó El Tribuno: el comisario (r) Roberto Medina declaró haber sido testigo de la aparición de cadáveres fondeados en el Cabra Corral. Toranzos tomó como “notitia criminis” la publicación bajo la carátula “Averiguación s/publicación diario El Tribuno de Salta, expediente 34/11”. A requerimiento del fiscal prestaron declaración testimonial Medina, dos periodistas de este medio y otras personas. Hoy lo harán dos reporteros gráficos, además de otro comisario retirado, de apellido Luna, quien en la época en que aparecieron los cuerpos se desempeñada junto a Medina en la División Criminalística de la Policía local. Para los próximos días están previstos nuevos testimoniales.

El caso alcanzó amplia repercusión y movilizó a la Justicia Federal, ya que es la primera vez que un oficial que desempeñó tareas en la época del proceso habló de la aparición de cadáveres en un lugar donde los salteños -desde siempre- dicen que fue usado para la eliminación de las víctimas de la represión ilegal. Según esta teoría, el cadáver del ex gobernador Miguel Ragone estaría oculto en esas profundidades desde aquel 11 de marzo de 1976, cuando un grupo de tarea lo secuestró cerca de su domicilio.

El misterio del murallón

 La inspección en la zona del murallón del dique Cabra Corral fue dispuesta porque, según los expertos, era el lugar adecuado para arrojar cadáveres, por ser el sector más profundo del complejo y porque allí se encuentran las turbinas de la central termoeléctrica. Según el comisario retirado Roberto Medina en ese lugar apareció el cadáver de la persona que él fue a identificar entre fines de 1979 y comienzos de 1980, el que presentaba impactos de balas y con signos evidentes de que había sido fondeado. Esto guarda relación con el comentario de muchos salteños que coinciden que ese es el sitio que ocultaría el misterio de los más de cien desaparecidos en la provincia de Salta entre 1974 y 1983.

La decisión adoptada por el fiscal Ricardo Toranzos es calificada casi como “un clamor popular”, por lo que la expectativa estará centrada a partir de hoy en la tarea que realizarán los buzos en los próximos días.

El representante del Ministerio Público considera que no será una tarea fácil la que se emprenderá. El tiempo transcurrido y la cantidad de sedimento acumulado en la zona pueden ser factores que impidan lograr el objetivo que se busca. No obstante, tanto la Justicia como los familiares de las personas que integran la extensa nómina de desaparecidos confían en que esta sean la punta del iceberg para develar el misterio.

Lo que se sabe es que la fiscalía federal no solo tiene previsto inspeccionar la zona del murallón, sino otros sectores del embalse de agua que se destacan por su profundidad. La zona del puente de los pescadores, de casi 400 metros de largo y 80 de alto, también es observada como un sitio donde pudieron haberse arrojado u ocultados los cuerpos de personas asesinadas en aquellos años aciagos. Algunos sostienen que en medio de esa imponente estructura de cemento y hierro podría ocultarse otra parte del misterio de las víctimas del terrorismo de Estado. Hay quienes aseveran que donde la gente sospechó que había desaparecidos se encontraron desaparecidos, por lo que el dique Cabra Corral no podría ser la excepción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada