domingo, 12 de octubre de 2014

Pedraza no consiguió la prisión domiciliaria

Sin salida de la cárcel

 Por Adriana Meyer


El Tribunal Oral Criminal (TOC) 21 rechazó ayer el pedido de prisión domiciliaria para el ex líder del gremio ferroviario José Pedraza, condenado a 15 años de prisión por el crimen del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra, que la había solicitado por problemas de salud. Pedraza había solicitado que le concedieran ese beneficio con el argumento de que padece problemas de salud, pero los jueces Diego Barroetaveña, Horacio Dias y Carlos Massi rechazaron su planteo por considerar que la cárcel de Ezeiza cuenta con los medios para asistirlo, y ordenaron que sea sometido a revisiones periódicas. “Nos comprometimos a revisar la decisión porque el estado de salud es algo muy dinámico”, explicó a Página/12 una fuente judicial.

El TOC 21 también resolvió la prórroga de la internación domiciliaria de quien fuera el segundo de Pedraza, Juan Carlos “Gallego” Fernández, quien quedó en esa situación luego de una intervención quirúrgica que derivó en un prolongado proceso post-operatorio con complicaciones. Fernández está en su casa con custodia del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

Pedraza está detenido desde febrero de 2011 en la cárcel de Ezeiza, y en abril de 2013 fue condenado como partícipe necesario, en su rol de líder del gremio ferroviario, del crimen de Ferreyra, ocurrido el 20 de octubre de 2010 cuando empleados tercerizados del Roca reclamaban por sus condiciones laborales y una patota de la Unión Ferroviaria los atacó.

El abogado del gremialista, Carlos Froment, había pedido en junio la domiciliaria de Pedraza y propuso como lugar para cumplirla un edificio en Avenida del Libertador y Billinghurst, en Palermo, propiedad de la esposa del sindicalista. Alegó que Pedraza tiene antecedentes de Parkinson, deterioro cognitivo, componente depresivo, hipertensión arterial, hipertrofia concéntrica moderada a severa del ventrículo izquierdo y bloqueo de rama derecha que presentan un elevado riesgo de mortalidad cardiovascular. Y agregó que, ante una urgencia, la salida de la cárcel requiere trámites burocráticos que podrían poner en riesgo su salud.

Sin embargo, Pedraza fue sometido a estudios médicos cardiológicos y neurológicos, y los jueces concluyeron que su cuadro puede ser asistido en la cárcel de Ezeiza. Según la fuente consultada, allí tienen lo necesario para atenderlo. Para una eventual salida, los magistrados dejaron en claro en su resolución que el SPF debe garantizar el acceso y egreso, de manera rápida y flexible, de su servicio de emergencias, en caso de ser necesario ante cualquier eventualidad. Si bien el ex sindicalista tiene 70 años, la edad tras la cual puede solicitar el beneficio del arresto domiciliario, los jueces del TOC 21 interpretaron que la ley dice “podrá” acceder al mismo, y no “deberá”. En este sentido consideraron que, además del requisito de la edad, para concederlo tienen que darse también las condiciones de salud de una gravedad que así lo ameriten. De los informes médicos en los que se basaron para tomar su decisión surge que el aspecto más complicado de la salud de Pedraza sería el neurológico.

El tribunal también dispuso que el sindicalista sea sometido a revisaciones médicas periódicas para seguir su evolución médica, y autorizaron a que sea atendido por sus médicos de cabecera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada