jueves, 6 de octubre de 2011

Denuncia al interventor de la Caja de Ahorro y Seguros durante la dictadura

Los desaparecidos de la Caja

La agrupación HIJOS pidió que se investigue a Héctor Walter por su responsabilidad en el secuestro de veintiséis empleados de la Caja Nacional de Ahorro y Seguro. Es el padre del candidato del PRO Pablo Walter, que proviene del bussismo.

 Por Victoria Ginzberg

Adrián Horacio García Pagliaro era empleado de la Caja Nacional de Ahorro y Seguro. Fue secuestrado el 28 de marzo de 1977, cuando se retiraba de su trabajo. Los policías y el personal de vigilancia que estaban en el lugar cerraron las puertas para impedir que García Pagliaro se refugiara dentro. Sigue desaparecido. El 2 de junio, en la puerta de la misma institución, fue secuestrada Carmen Graciela Floriani, que fue llevada al centro clandestino Mansión Seré y luego liberada. La agrupación HIJOS (Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio) denunció ayer ante el juez federal Daniel Rafecas a quien fuera interventor de la Caja Nacional de Ahorro y Seguro, el coronel retirado Héctor Walter, que es padre del candidato a diputado por el PRO Pablo Walter.

La denuncia realizada por HIJOS vincula a Walter con secuestros, desapariciones y posibles homicidios de 26 empleados de la Caja Nacional de Ahorro y Seguro. Según se menciona en la presentación judicial, Walter nació en Tucumán el 29 de abril de 1926, ingresó en el Colegio Militar el 12 de marzo de 1945 y egresó en 1947. Fue compañero de promoción de los jerarcas de la dictadura ahora condenados por delitos de lesa humanidad Antonio Domingo Bussi, Reynaldo Benito Bignone, Cristino Nicolaides, Llamil Reston, Adolfo Sigwald y Juan Bautista Sasiaiñ, entre otros. Walter se retiró del Ejército en 1974, pero el 24 de marzo de 1976 fue nombrado interventor de la Caja Nacional de Ahorro y Seguro.

En la denuncia que hizo ante la Conadep, la madre de Adrián García Pagliaro relató que su hijo “se desempeñaba desde 1972 en la Caja como ayudante, siendo delegado de oficina en la institución, y que el 28 de marzo de 1977 a las 17.15, cuando se retiraba de su empleo, fue secuestrado e intimidado por disparos de armas de fuego por seis personas vestidas de civil, de sexo masculino, que no se identificaron como pertenecientes a ninguna arma y que luego de golpearlo en reiteradas oportunidades, ante las miradas atónitas de sus compañeros y personas que transitaban, lo introdujeron en un Peugeot amarillo que era seguido por un Ford Taunus blanco con techo negro”. La mujer destacó que “ambos vehículos y sus ocupantes estaban estacionados previamente en la playa reservada para la Comisión de Asesoramiento Legislativo (CAL), cuyo ingreso sólo estaba permitido a vehículos oficiales” y que “el procedimiento fue reservado por el personal de vigilancia y por un agente de la Policía Federal que estaba de custodia en la puerta de la institución que no sólo no intervinieron, sino que al intentar mi hijo reingresar a la institución, cerraron las puertas impidiéndole resguardarse y dejando encerrados dentro al resto del personal que se retiraba”. Isabel García Pagliaro responsabilizó al interventor y a los jefes de seguridad del lugar. Y reveló que cuando le preguntó a Walter por lo que le había sucedido a su hijo, éste le contestó que “había sido secuestrado por elementos subversivos que habían ingresado a la playa del CAL con documentos falsos”.

Carmen García Floriani contó que fue secuestrada y llevada a la Mansión Seré, donde fue torturada. Allí le dijeron que tenían a García Pagliaro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada