martes, 17 de febrero de 2015

Junín-lesa humanidad: piden perpetuas y 25 años de prisión

Las penas fueron solicitadas para un exmilitar y seis expolicías bonaerenses que ejercieron el terrorismo de Estado en esa ciudad. Entre los acusados están el excoronel Gómez Pola y los excomisarios Bracken y Mastandrea.

El expolicía Edgardo Mastandrea podría ser condenado a 23 años de prisión.

Los fiscales de la Unidad que interviene en casos de terrorismo de Estado en La Plata, Hernán Schapiro y Juan Martín Nogueira, pidieron penas de prisión perpetua para el ex coronel Ángel José Gómez Pola y el ex comisario de la seccional 1era de Junín, Abel Oscar Bracken, por delitos de lesa humanidad cometidos contra 24 víctimas del circuito represivo que funcionó en esa ciudad bonaerense durante la última dictadura cívico militar.

También solicitaron entre 19 y 25 años de prisión para otros cinco policías involucrados.

"Las fuerzas militares y policiales tuvieron un funcionamiento armónico y coordinado en la zona, dándose una unidad de acción muy marcada", destacaron los fiscales en el juicio que se celebra desde noviembre pasado en la Universidad Nacional del Noroeste.

Para el ex oficial subinspector y médico policial Aldo Antonio Chiachietta y el ex oficial inspector de la delegación regional de la Dirección de Inteligencia policial (DIPBA), Francisco Silvio Manzanares, los fiscales solicitaron 25 años de prisión.

En tanto, para el ex oficial subinspector Miguel Ángel Almirón y el ex oficial inspector Edgardo Antonio Mastandrea pidieron 23 años; y 19, para el ex oficial subinspector Julio Ángel Esterlich.

Las condenas solicitadas se basan la ampliación que formularon en el juicio por los delitos de homicidio, en los casos de tres víctimas desaparecidas; y por la aplicación de tormentos, ya que los acusados habían llegado a juicio imputados solamente de privación ilegal de la libertad.

En su alegato, Schapiro y Nogueira también requirieron al Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de La Plata que, al momento de dictar sentencia, decida la remisión a la Fiscalía Federal de Junín de las constancias del debate en las que se imputaron a otras personas con el fin de que sean investigadas.

Además, los fiscales solicitaron que se ponga el fallo en conocimiento del Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires y que "se adopten las medidas necesarias para que se establezcan como sitios de 'Memoria' los centros clandestinos de detención que han sido objeto del juicio".

El circuito represivo que funcionó en Junín estuvo comandado por el área militar 131, con sede en el Grupo de Artillería 101, en donde Gómez Pola ejerció como jefe.

Los lugares del sistema represivo local funcionaron en la comisaría 1ª de Junín, la Unidad N°13 del Servicio Penitenciario Provincial, que en aquella época estaba en construcción; el Destacamento o Puesto de Vigilancia de la localidad de Morse, que dependía de la comisaría 1ª de Junín, y la Unidad Regional VIII de la Policía bonaerense, que era la jefatura de las comisarías de la zona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada