viernes, 23 de agosto de 2013

Piden investigar a ex militar pinochetista, Juan Cheyre: acusado de entregar a Ernesto Lejderman

Juan Cheyre Es funcionario de Piñera. Por: Tiempo Argentino

El hijo de una pareja de militantes asesinados en Chile en 1973 pidió que se investigue al ex comandante en jefe del Ejército de Chile, Juan Emilio Cheyre, por su participación en el caso. El militar es funcionario del actual gobierno de Sebastián Piñera y está señalado como quien entregó a Ernesto Lejderman, de dos años, luego del asesinato de sus padres, el argentino Bernardo Lejderman y la mexicana María del Rosario Ávalos.

El joven, que reside en la Argentina, pidió que se investigue el crimen de sus padres y el rol que tuvo Cheyre, quien se desempeña como director del Servicio Electoral de Chile (Servel), donde fue designado por Piñera con acuerdo del Senado.
El hecho ocurrió el 8 de diciembre de 1973, dos meses después del golpe de Estado encabezado por Augusto Pinochet que terminó con el gobierno de Salvador Allende. Los padres de Ernesto habían llegado hasta una mina abandonada del norte del país en un intento de escapar de la represión y huir a la Argentina. Se encontraban cerca de la localidad de La Serena, a 400 kilómetros de la capital, cuando fueron identificados y acribillados por una patrulla militar del Regimiento de Artillería Motorizado 2 "Arica", donde Cheyre se desempeñaba como ayudante del comandante Ariosto Lapostol. Según la denuncia, tras el asesinato, Cheyre se llevó al pequeño hijo de la pareja a un convento de monjas de La Serena y meses después fue devuelto a su familia en Argentina.
"Cheyre era el ayudante principal del jefe del regimiento Lapostol. Cumplió la orden de llevarme al convento y los militares cumplieron las órdenes de matar a mis padres. Casi me matan a mí. Yo soy un sobreviviente", afirmó el joven Lejderman a un programa de radio chileno. "Hay una complicidad de parte de él. La realidad está ahí", agregó.


Desde el nombramiento de Cheyre en el Servicio Electoral de Chile, en febrero de este año, se renovaron las denuncias de víctimas de delitos de lesa humanidad en el pinochetismo, entre ellos la de Lejderman.


El joven relató cómo reconstruyó el crimen de sus padres a través del único testigo, Luis Ramírez, quien bajo torturas y amenazas fue obligado a llevar a los militares al lugar donde se escondía la pareja y su pequeño hijo. "Él los llevó. Fue testigo de que asesinaron a mis padres. Las balas no me dieron de pura casualidad. Me recogieron cuando yo estaba abrazado al cuerpo ensangrentado de mi madre", recordó Lejderman y contó que fue llevado al regimiento de La Serena. "Me lo contó Ramírez, que en el año '90 se presentó ante la justicia y declaró todo esto. La versión de los militares fue que mis padres se autoeliminaron con explosivos. Otra versión fue que mi madre murió en enfrentamientos. Tengo dos certificados de defunción", agregó.
Ya en 2009, Lejderman se reunió en la oficina de su abogado con Cheyre, donde el ex jefe del Ejército en el gobierno de Ricardo Lagos defendió la versión oficial que dio la dictadura en ese momento sobre un suicidio de los militantes.
"Lo que le planteé a Cheyre es que revele quién es responsable del crimen de mis padres, que yo presencié. No contó nada. Defendió al jefe del regimiento. Planteó que estaba conmovido y que la versión que tenía era que mis padres se habían suicidado. No le creí. Sería interesante que dijera la verdad. Nunca es tarde para decir la verdad", sostuvo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada